Feedlot: cómo impactan el tipo de ración y el sistema de suministro.


En escalas chicas, los mejores márgenes se obtienen fabricando una dieta en el campo a base de maíz y afrechillo, y ofreciéndola mediante autoconsumo. En escalas mayores el resultado se maximiza con la provisión diaria. A valores de hoy, en ningún caso conviene armarla con concentrados proteicos.

El estudio Elizalde & Riffel analizó los resultados económicos de dos tipos de raciones ofrecidas mediante autoconsumo y en forma diaria, en establecimientos de diferentes escalas.

El trabajo se enmarca en la gran difusión en planteos de tamaño chico a intermedio de esquemas de alimentación enfocados en la utilización de silos o comederos de autoconsumo, dada la menor necesidad de personal. Sin embargo, muchas veces se emplean dietas a base de maíz-concentrado proteico, cuando se podrían armar raciones de la misma simplicidad con subproductos como elafrechillo de trigo, entre otros, que se consigue a precios más convenientes.

Es decir, lo que se buscó con este análisis es dilucidar si esos mayores costos en alimentos podrían anular o disminuir las ventajas logradas por la reducción de los costos operativos. La idea es tomar mejores decisiones en un negocio que de por sí tiene márgenes muy reducidos.

Ración vs suministro

Con ese objetivo, se comparó el sistema de suministro (autoconsumo versus oferta diaria) y el tipo de ración (maíz-concentrado proteico versus maíz-afrechillo de trigo-premix), en diferentes tamaños de engorde a corral.

Los costos operativos fueron estimados para escalas de 500 a 2000 cabezas/año, considerándose la diferencia en el tiempo efectivo de trabajo del personal entre los sistemas de ofrecimiento. En el caso del autoconsumo se tuvo en cuenta el suministro semanal más la observación diaria de los comederos.


© 2017 por NUEVOS VIENTOS Consultores

Una producción de
  • Twitter
  • Instagram
  • Facebook
  • LinkedIn - Gris Círculo